SIGLO XV

Mujer01
1489

  • La villa es conquistada por los Reyes Católicos. Era conocida como Labassa. Fue uno de los lugares donde se acordaron las capitulaciones por las que se regulaba la nueva situación de los moriscos en los territorios conquistados.
  • También se establece como iglesia la mezquita.

1491

  • En noviembre se le concede la tenencia del castillo a Francisco Pérez de Barradas, maestresala de Fernando el Católico y caballero de la Cruz de Santiago; este fue el que en Granada, con 8 caballos y 2 peones, desbarató a 42 caballeros moros. El valor de la tenencia del castillo era de 60.000 maravedís. La jurisdicción de La Alhambra comprendía, aparte de las alcaldías de las torres del recinto de La Alhambra, las del castillo de Bibataubin, puerta de Elvira, La Peza y todas las torres de la defensa de la costa. Al frente de todos ellos estaban los condes de Tendilla- marqueses de Mondéjar, como capitanes generales del Reino. Según el Catastro de Ensenada, las murallas del castillo medían cuarenta varas de frente y cuarenta y tres de fondo. Dentro tenía aposentos habitables, un aljibe y dos caballerizas, las dos torres que cercaban la montaña y una mazmorra por almenzar.

1494

  • El 19 de enero las justicias mudéjares de La Peza, representando a los vecinos del lugar, firmaron un acuerdo donde se especificaban los derechos que tenían que pagar a Hernando de la Torre, vecino de Guadix, por utilizar de nuevo el baño si éste se comprometía a levantarlo y ponerlo en funcionamiento, puesto que estaba destruido y convertido en solar.
  • El 6 de julio, los Reyes Católicos ceden el solar del baño a Diego de Ribera, maestresala del obispo de Málaga. Tras la conquista del territorio en 1489, y especialmente en las tierras musulmanas donde se habían hecho las capitulaciones, no se guardaron por parte de los mudéjares todo lo acordado y se sublevaron contra la corona castellana y apoyaron a Boabdil, que resistía en Granada. Esto desembocó en que tras pacificar el territorio, los Reyes negasen derechos y propiedades a los mudéjares. En esta situación se encontraba el baño de La Peza. Por lo tanto, el acuerdo firmado entre el concejo del pueblo y Hernando de la Torre no tenía validez.
  • El 22 de julio del mismo año, Diego de Ribera llega a un acuerdo con Hernando de la Torre y le traspasa el baño. A cambio Diego de Ribera y sus herederos recibirían en concepto de renta y enfiteusis parte de los tributos que rentaran los baños durante todo el tiempo que lo tuviera Hernando de la Torre u otro en su nombre, cada año se le entregaría 20 fanegas de cebada de la mejor calidad, entregados a finales de septiembre cada año. Hernando de la Torre no podía ceder, vender, traspasar, etc., el baño sin que lo supiera Diego de Ribera, auténtico dueño de los inmuebles.
  • El 21 de octubre Jerónimo Münzer visita la fortaleza de La Peza, y escribe: "...llegamos al castillo de Lapesa, en un monte altísimo, y allí descansamos aquella noche. Todos allí eran sarracenos, menos el alcaíde, nuestro huésped, que nos alojó al pie del monte. Por la mañana, siempre a través de valles y montañas durante seis leguas, llegamos por fin a la más noble y grande ciudad del reino, llamada Granada."

labassa
1495

  • 2 de enero- Existe un documento que acredita un contrato de compraventa convenido entre Saíd b. Ahmad Kurzuz y Abu ya´afar b. Ahmad b. Asila. El objeto del contrato son fincas rústicas que situadas en el término de Lubayra ( actual Lopera), limítrofes con la alquería de Labassa.
  • 13 de enero, Hernando de la Torre y su esposa María Gómez de Anaya traspasan el baño a otro vecino de Guadix, Cristóbal de Pancorbo. El precio que entregaron los compradores alcanzó la suma de 11.000 maravedís. En la carta de venta se especifica también que si en dos años se tomara la determinación por los monarcas de expulsar a la población musulmana la venta no tendría efecto y los vendedores entregarían el dinero y los compradores el baño.

1497

  • El 27 de octubre, Cristóbal Pancorbo da a censo perpetuo y en tributo a Fernando Gálvez, vecino de Guadix, los baños de La Peza "para que los mejore y no los pueda empeorar, si se cayesen o destrozasen el nuevo arrendatario los debería reparar a su costa", a cambio Fernando Gálvez debía pagar a Pancorbo 6.000 maravedís.