ÉPOCA ROMANA

castrum-romano
La Peza estaba situada al borde de la calzada, era un Castrum Romano, para servir de descanso y abastecimiento a soldados y viajeros. Esta calzada unía Granada con Guadix pasando por Beas de Granada, el Cortijo de la Plata, el Collado de Puerto Blanco, el Cortijo de Aguas Blancas, el Collado de Blancares, en verano se pasaba por la cerrada del Umbrión y debido a las heladas, en invierno por los Trancos de la Carrehuela hasta llegar a La Peza. Desde aquí transcurría por el valle del río Morollón, por la margen derecha del río, entre el Cerro Montante y la Loma de Santa Lucía, por los Tajos de Molicias. Una vez que este río se unía al Fardes continuaba hasta Lopera, por donde ascendía hasta los Baños y desde allí bordeando Purullena, llegaba a Acci.

En la esquina superior de la fachada de la Iglesia se ve una columna que según Luis José García Pulido (2008), podría ser resto de un miliario de la calzada a su paso por el lugar.
Se piensa que era un castrum romano, que servía de descanso y avituallamiento, a orillas de la calzada romana que conectaba Iliberia (Granada) con Acci (Guadix)

Un castrum era un campo militar romano. El diseño de los castrum era extremadamente simple, un muro perimetral, rectangular casi cuadrado que envolvía el recinto y que contaba con torres de vigilancia y con puertas en el centro de cada uno de los lados.

Calzada romana

calzada-romana
El trazado pasaba desde [[Granada a Beas de Granada, por el Cortijo de la Plata, por el Collado de Puerto Blanco, por el Cortijo de Aguas Blancas y por el Collado de Blancares. Desde aquí, en inviernos se pasaba por los Trancos de la Carrehuela debido a las heladas y en verano por la Cerrada del Umbrión, y de aquí a La Peza. Se cree que se puso en pleno funcionamiento durante el siglo II.

Desde La Peza transcurría por la margen derecha del Río Morollón, entre el Cerro Montante y la Loma de Santa Lucía, por los Tajos de Molicia. Llegaba hasta Lubayra (Lopera) y de allí subía hasta Cortés, para después bordear Purullena. Esta vía entraba en la colonia J. G. Acci por Paulenca. Aún se conservan restos de esta calzada en los alrededores de La Peza. La señalización en estas vías se hacía mediante miliarios, es decir, columnas de piedra con inscripciones acerca de la ruta y las distancias. Es muy probable que uno de estos miliarios sea la columna de la fachada de la Iglesia. También se conservan restos de una fundición de hierro. Y es que ya en esa época era importante la extracción de minerales en la zona.